domingo, marzo 04, 2007

Crónica de la Visita a Liberalia

A falta de que me pasen alguna fotilla, esto es lo que hicimos ayer 3 de Marzo:

Camino a Liberalia:

Al final nos dirigimos para allá en dos coches, uno con Javier, Rubén y Adela (alias los madrileños o el madrileño y la sevillana :P), Javi y María y el otro con Moni, Yolanda, Marta y Yo. Después del típico retraso, las malas lenguas dicen que porque Javier no encontraba sus anillos), nos dirigimos a Liberalia en Toro en un viaje tranquilo.

Liberalia:

Cuando llegamos nosotros (curiosamente sin perdernos a pesar del cutre-mapa de la página web), los del coche de Javier ya estaban dentro de la bodega, menos mal que todavía no habían atacado a la comida :P. Juan Antonio (alias "el de la bodega) nos enseño primero la parte de fuera: el arco, las piedras para adornar la entrada, los planes del almacén y de la entrada directa a la sala de catas, las nuevas letras y focos y las vides.

Vista de la bodega y los impresentables que fuimos
Después nos enseñó las botellas de espumoso en segunda fermentación y luego ya pasamos a la bodega en si.
Dentro de la bodega empezamos con la explicación de los diversos vinos, el 0 (joven, explosivo), el 1 (moscatel, dulce, la estrella de la cata posterior), el 2 (blanco, por ahora paralizado), el 3 (semijoven), el 4 (crianza, rico, rico), el cabeza de cuba (crianza, a partir de las mejores barricas), el 5 (reserva, 96 de 100 por Robert Parker) y el Gran Reserva. También nos mostró el Duradero, alias "sudario" por la etiqueta, hecho en colaboración con otra bodega portuguesa.
...continuará

1 comentario:

Javier dijo...

En Realidad No Fué Por Mis Anillos, Otra Gente Fue La Responsable.